Japón: un viaje con pocas conexiones

Llevarías a tu pareja a un viaje de trabajo?
11/11/2017
Entrevista en LaOnceDiez con Carmela Bárbaro
13/11/2017

Te encanta viajar y tenés la suerte de poder hacerlo. Tenés los medios, el estado físico, el tiempo… Así decidís un día cruzar el planeta, literalmente hablando, para ir a Japón.

Yo no viajé mucho en mi vida, así que todo me sorprende y me deja maravillada. Creo que soy mala consejera de viajes, justamente por eso: todo me parece hermoso, genial, indispensable. Con todo ése entusiasmo empecé a planear el itinerario.

No sé exactamente qué fue, pero nunca llegué a conectarme con la idea de visitar Japón. Sin embargo, veía que todos volvían fascinados y que cada vez más gente lo elegía.

Uno de los problemas que tuve fue por comprar desde acá tickets para las actividades que queríamos hacer. Hay cosas que tienen tanta demanda, que necesariamente hay que comprar con mucha anticipación (la Tokyo Game Show, el Museo Ghibli, por ejemplo). Enseguida llegó la frustración de no poder traducir algunas páginas, de intercambiar mails en inglés con japoneses que claramente no entendían nada, de equivocarme con las fechas y tener que cambiar el itinerario, de que hubiera páginas que me rebotaban la tarjeta aunque el banco me la autorizara… Cualquier trámite sencillo era abrumador y complicado. Pero siempre me aferraba a la idea de que en cuanto llegue allá todo iba a estar mejor, porque el destino, según lo que decían, era espectacular.

El vuelo fue larguísimo y complicado. Fueron 30 horas en el asiento del medio, con mi compañero muy descompuesto la primera mitad del viaje. Yo había pedido un menú vegetariano, que resultó ser una bandeja de arroz blanco mal cocido con una cucharada de arvejas, así que sumado a todo estaba casi sin comer.

MÁS EN QV:  10 TIPS para el viaje a Río De Janeiro

En lo único que pensaba, lo que me mantenía de buen humor, era en lo espectacular que iba a ser llegar. Pero la primera impresión (y la única, realmente) que tuve fue: esto no vale la pena, quiero volver a mi casa.

En Japón pasa de todo y a la vez no pasa nada. Hay mil cosas para hacer, para ver, para recorrer, para comer, y sin embargo es muy fácil aburrirse. Es que no hay una noción de “caos cotidiano”, todo funciona como tiene que funcionar.  Llegué a pensar, después de un día muy largo, “necesito llegar al departamento y que no haya agua caliente, que no ande el módem, algo inesperado, cualquier cosa”. Con la comida me pasó lo mismo: Recuerdo haber dicho “estoy harta de comer arroz” al segundo día en ése país. Y es que ser vegetariana en Japón es eso: comer arroz, a veces huevo, un poco de soja. Y nada más.

Para ser justa, yo nunca conecto mucho con las grandes ciudades. Pensé que saliendo de Tokio me iba a encontrar algo más, y  fui a Kioto y a Nara. No me malinterpreten: todo es hermoso. Pero una vez que viste un templo viste todos, y una vez que estuviste en el cruce de Shibuya te das cuenta que es lo mismo que Shinjuku y que Ginza y que Akihabara y que…

La gente es un mundo aparte. Son muy educados pero para nada amables: Nadie te habla, nadie te ayuda cuando te ve perdido, nadie se mete en nada. Hacer sociales con un japonés es increíblemente difícil.

Ni siquiera puedo decir que me sentí abrumada. Japón resultó ser un país que no me despertó nada, más que curiosidad por momentos breves, pero no más que la curiosidad que me puede generar cualquier sociedad más cercana. Aunque tengo que admitir que mi compañero, fanático gamer y nerd de profesión, tuvo una experiencia diametralmente opuesta.

MÁS EN QV:  50 años y un viaje en familia

Quizás fui mal predispuesta, pero juro que lo intenté. Conocí lo más tradicional y lo más tecnológico: dormí en un hotel cápsula y usé consolas de videojuegos que acá ni se escucharon nombrar aún, pero nada logró sacarme la idea constante de que faltaba “algo” que Japón no me iba a brindar nunca. Volví a casa feliz de irme de ése país y sin entender la fascinación que lo volvió un destino tan de moda y codiciado. Mucho menos sabiendo que también para volver me esperaban otras 30 horas de asiento del medio y arroz blanco.

Por @llenadpreguntas

Relacionados

Hotelería: del otro lado del mostrador Son muchas las cosas, que desde mis 14 años de experiencia en Hotelería, puedo contar. Al frente de una recepción y...
Reflexiones a más de 300 km/h en un TGV Siempre quise decir “escribo esto mientras atravieso Europa en un tren de alta velocidad” y eso es exactamente lo que ...
Mi Tokio es… Cartagena La cosa ya empezó torcida. No fue un destino elegido, Copa me dio dos vouchers por un equipaje que demoró dos días...
“Variaciones para un occidental” Durban – Sudáfric... Líneas y formas. Colores y vestimenta. Estructuras, arquitectura y materiales. Miradas y ademanes. Todo es puesto en jaq...
@llenadpreguntas

@llenadpreguntas

@llenadpreguntas

Entradas Recientes de @llenadpreguntas (Ver todas)

Leave a Reply

12 Comments on "Japón: un viaje con pocas conexiones"

Notify of
avatar
Sort by:   newest | oldest | most voted
Juano Flyer
Guest

Felicitaciones por tu sinceridad ante un destino que está “de moda” y todos queremos ir.
Creo que tu experiencia puede ayudar a otros….

@llenadpreguntas
Guest

Gracias! Igual es toda una experiencia, y viajar siempre es positivo. Si está la oportunidad de ir, y las ganas, no hay motivo para no hacerlo 🙂

@passive_apc
Guest

Me siento tan identificada con lo que escribiste… en un mes me voy a Japón una semana… y ya se cual va a ser mi experiencia… al menos me alegra pensar que no soy vegetariana =P

@llenadpreguntas
Guest

Que la comida sea tu consuelo, amiga. Igual ojalá te vuele la peluca.

Limona
Guest

Mi papá, que se vino de Japón hace más 50 años, dice que ni loco se volvería a vivir allá. Dice que todo es tan perfecto que es aburrido.

@llenadpreguntas
Guest

Es exactamente así!

Lucy
Guest

La gente de hoy. no es mas la de antes.A mi me sacaron.Me quedo il veces con chhinos.

TERESA
Guest

Gracias por tu comentario , creo que lo que debe fascinar es el orden extremo en todo , pero lo que nadie te cuenta es lo aburrido que suele ser la vida cuando todo esta tan estipulado , tan pautado, tan pensado por otros y los necesariamente vital que es para un latino la adrenalina de lo imprevisto.

@llenadpreguntas
Guest

Gracias! Son experiencias, hay gente que se enamora de ése orden… Yo no pude. Pero está bueno vivirlo también!

Santiago
Guest

Para mí no hay ninguna polémica. Yo amo Japón, es de mis preferidos, pero haunted tantas experiencias como viajeros. Así que apoyo lo que decís. Que se le va a hacer. No hay viaje malo, pero si hay mejores y no Yam buenas experiencias o impresiones.

Nicolas
Guest

Que le guste a mucha gente no significa que te tenga que gustaría vos! Yo por ejemplo no entiendo que le ven de lindo a París, me parece horrible y así cada loco con su tema, lo importante acá es que sigas viajando y conociendo lugares y haciendo experiencias!!

trackback

[…] Recientemente se armó mucha polémica por un post en #BloggeroQV de @llenadepreguntas donde cuenta que en su reciente viaje a Tokio, luego de 30hs de viaje, lo que más deseaba era volverse a su casa. Es decir, se desilusionó. Pueden leer su post aquí. […]

wpDiscuz

Japón: un viaje con pocas conexiones

Send this to friend