Desde que tengo uso de razón, doce años, ponele, la meta de mi vida era conocer Italia.

Soy del 63 (como diría Fito, «nací en el 63, con Kennedy a la cabeza») No había internet, pero los libros, siempre están.  A través de ellos, me internaba en Roma, Coliseo, Partenón, FLORENCIA , Venecia , Milán. El David , El Vaticano y La Piedad , Pisa y su torre!
venice-1606929_1280

No pude viajar siendo joven , pero la vida nos permite oportunidades .
Cuando me preguntaban «que querés hacer cuando seas grande?» Mi respuesta era «conocer Italia».
Hace dos años realicé ese sueño, junto a mí marido y mi hijo, que en ese momento tenía  16 años.
Cuando llegué, me sentí en casa, no era una extranjera . Me atravesaban tantas emociones. Cumplir un sueño y un deseo de tantos años, es inexplicable.
Recorrimos Milán,  FLORENCIA, Venecia ( me enamoré) , Pisa, Bérgamo, Siena, Roma.


florence-339479_1280 florence-1060040_1280

 

Cuando pude ver el David, de Miguel Ángel, lloré. No podía creer lo que veía. Imponente, varonil, inmenso . Me senté en un banco y me quedé admirándolo profundamente. Con lágrimas . Lo recuerdo y se me escapa un lagrimón.

naples-747402_1280

 

 

La frutilla fue Nápoles. Soy de la Boca y me crié allí. Nápoles, era La Boca de mi infancia. Cada calle recorrida, era volver a vivir niñez, jugando en carnaval en los conventillos .
Cada paso, cada lugar de Italia me conmovía. Que un sueño tan deseado se haga realidad y acompañada de tu familia, es inexplicable .
Aún hoy , siento que debo volver .
Recuerdo que cuando regrese de ese maravilloso viaje , me dije «sueño cumplido , y ahora?» Qué desdén! Entendí que AHORA , era volver y recorrerla. Costa del Adriático, por ejemplo.

Italia , es la zanahoria de mi vida.

En eso estoy.
Planeando volver.
Ojalá pueda.

 

Por Claudia Battaglia