Para festejar nuestros 25 años de casados, con mi marido este año decidimos hacer un viaje con nuestra mejor creación: nuestros 3 hijos de 16, 19 y 22 años. El destino era el hemisferio norte y como a los 5 no nos gusta el frio tenia que ser entre mayo y octubre. Compaginar fechas entre trabajos, colegio y universidades era complicado, pero pudimos arreglar para ir los cinco la ultima semana de julio y los primeros 15 dias de agosto.

Para sacar pasajes en avión, esa epoca es carisima, pero por suerte apareció una promo de  American Airlines a traves de Turismo City que por un poco menos de 15 mil pesos cada uno, nos dejaba en Frankfurt, via Estados Unidos. .Aprovechando que es la epoca de mas calor en Europa, decidimos ir a Rusia, lugar que ninguno de los 5 conocíamos. Asi que  nuestro itinerario de 21 dias lo armamos asi:

Bs As -Frankfurt con escala de 8 hs en Dallas que nos permitio tomarnos el tren y recorrer el centro de la ciudad con lo mas destacado y relacionado con la muerte de J. Kennedy. Al llegar a Frankfurt nos tomamos el tren directamente a Berlin donde nos quedamos 5 noches. Que decir de Berlin?  una ciudad con historia muy cercana, muy reciente y muy cruel: que a pesar de todo lo dramatico, que la tuvo como escenario, hoy se convirtió en una ciudad increíble, con grandes museos, grandes monumentos, donde cada recorrido hace que nadie pierda la memoria de lo bajo que se puede caer en manos de un loco y tirano con poder. Ademas de recorrer la ciudad, fuimos una mañana al campo de concentración de Sachenhaussen (terrible pero creo que todos deberiamos conocer un lugar de esos para abrir los ojos y no permitir que se vuelva a repetir) y otro dia a Potsdam (lugar de increible belleza, que te saca un poco del foco angustiante de lo que fue el Nazismo y te interna en jardines, Palacios, lagos y casas y que aprovechando el lindo dia, hicimos todo en bicicleta). Contentos con lo que conocimos de Berlin, tomamos un vuelo a Saint Petersburgo con la aerolinea rusa S7 que nos sorprendio muy gratamente: a todos por el servicio y el avión y a los hombres de la familia por lo lindas y simpáticas que eran las azafatas rusas 🙂
En Saint Petersburgo  nos alojamos en un B&B a media cuadra del Palacio de Invierno. De diez!! Esta ciudad maravillosa nos deslumbró con sus Palacios, la majestuosidad del estilo arquitectonico ruso, las iglesias ortodoxas (la iglesia de Cristo Salvador sobre la Sangre Derramada tanto por fuera como por dentro es alucinante) y la movida nocturna de la ciudad (que literal no duerme!!) muy bueno!. Como bonus track, llegamos justo para el festejo del dia de la Armada Rusa. que como Pedro el Grande, fundador de la ciudad, fue el fundador de la armada, medio rusia estaba reunido en Saint Peters, incluido el Presidente Putin que inauguró los festejos. Desfiles de barcos y submarinos por el rio Neva, desfile de aviones de guerra, marineros por todos lados y todo el pueblo con banderitas y vestidos de marineros, fueron un gran espectaculo que empezo a las 7:30 de la mañana y a las dos de la mañana del dia siguiente, seguia la gente paseando y festejando!!   Ademas una ciudad muy segura y llena de vida!
Para destacar tambien cerca de Saint Petersburgo, las visitas al Palacio Peterhoff y el de Catalina.: deslumbrantes!!
Luego de 5 noches en esta magnifica ciudad, nos tomamos un tren a Moscu. Si hay un lugar que me senti como en Disney pero fuera de los Estados Unidos, fue en la Plaza Roja. Es tan linda y los edificios que la rodean tan majestuosos (Museo de Historia, Kremlin, Iglesia San Basilio y Galerias GUM) que parecen de cuento.  También es una ciudad super segura y la gente muy amable. A pesar que el ruso oral y escrito (cirilico) es imposible adivinar una sola palabra, nos manejamos muy bien con ingles y aprendiendo a leer palabras básicas en ruso. Las estaciones de subte (que son un capitulo a parte porque parecen museos!) los letreros al principio nos parecian imposibles, pero despues del 2do dia ya los podiamos leer y confrontarlos con los «jeroglificos» de nuestro mapa! Toda la ciudad vale la pena y es increible  con sus tres estilos: 1) el ruso ortodoxo de la epoca de los zares, 2) las construcciones despojadas e inmensas que buscaban demostrar el poder de rusia al mundo de la época de Stalin, 3) los edificios del New Moscow que no tiene mada que envidiarle a los edificios de Manhattan.
Un dia nos tomamos un tren (el tren lechero que paraba en todos los pueblitos y nos dejo ver un poquito al pueblo ruso fuera de las grandes ciudades) y nos fuimos al primer pueblo del Anillo de Oro de Moscu: Sergiev Posad a 90 km. Es la zona donde esta el centro ortodoxo mas importante (como el vaticano ortodoxo). Espectacular!! De esta visita, ademas de lo lindo del lugar y sus construcciones, me lleve una muy buena impresión del pueblo ruso mas humilde: no vi miseria y hablar con gente mayor (y no tanto) que vivio gran parte de su vida bajo el régimen comunista, fue una experiencia muy interesante.
Para agregar; los tres hombres de la familia se fueron un domingo a ver el «Boca-River» moscovita. Dicen que la gente en la cancha parecia como en un teatro, de lo bien que se portaban y los impecable que estaba todo: eso si, segun palabra de ellos, futbolisticamente  el peor jugador de acá, alla es Gardel!
Despues de 6 dias, enamorados de esta increible  e impecable ciudad (al igual que Saint Petersburgo pero mucho mas grande) nos tomamos un vuelo de Aeroflot a Madrid ( nuestro pasaje de regreso de AA era volviendo de alli).  Nos quedamos 3 noches en un Madrid sofocante, que al principio nos chocó mucho (lo sucio de la ciudad comparado con las ciudades rusas, el griterio de la gente, el despelote de transito… nada que no conocieramos, es mas, todo eso nos era muy familiar, pero despues de 11 dias en la «pulcra» Rusia, el cambio fue muy brusco. Si, disfrutamos una vez mas de la incomparable comida española y de los lugares clasicos, que siempre son lindos de volver a ver.
Nos despedimos de Europa un jueves a las 8 de la mañana y al mediodia estabamos en NYC gracias al cambio de horario!! Era nuestro Stop Over, que le dejamos dos noches para poder hacer compras y ademas aprovechamos para ver una muestra en el Met que nos interesaba, ver el atardecer en el sur de la isla, bicicleteada por el Central Park y la pasada de rigor por Time Square. Con eso terminábamos nuestro Viaje Aniversario, felices por haber conocido magníficos lugares como Berlin y las ciudades rusas, pero sobre todo por haberlo podido compartir con nuestros 3 hijos, que siendo ya grandes, cada lugar y cada parte de la historia que repasabamos, dio lugar a largas e interesantes sobremesas con puntos de vista diversos y enriquecedores, que hoy en dia, cuando miro los imanes de nuestra heladera relacionados a ese viaje, vuelve todo nuevamente a mi memoria y me sacan grandes sonrisas!!
Adjunto algunas fotos. Besos a Quiz Viajero y muchas gracias!!
@ferrari_paola