Volando a Madrid con TAP Portugal

En este post les doy mis impresiones sobre el vuelo de TAP Portugal, porque cuando compré los pasajes no encontré casi información sobre la aerolínea, capaz que a alguien le sirve.

Me faltan fotos y no me acuerdo el menú exacto, esa se las debo. Ya voy a mejorar, o no 😛

Entonces, empezando, empezamos por el principio, un aviso de @TurismoCity (¡cuando no!) de vuelos a Madrid por $ 12500,-. La propuesta era tomar un vuelo de Aerolíneas Argentinas hasta San Pablo y luego con dos horas para la conexión, tomar uno de TAP Portugal a Madrid, con escala en Lisboa. Como me pareció que dos horas de conexión en un aeropuerto con el que no estoy familiarizada era poco, decidí ver si podía sacar los vuelos por separado. Grata sorpresa al entrar a la pagina de TAP y ver que el vuelo en cuestión costaba desde USD 500,- (en ese entonces eran $ 8000,-) y que ofrecía de forma gratuita una escala de 1 a 3 días en Lisboa u Oporto. Además, el vuelo no era low cost por lo que incluía comidas y valijas. Los pasajes se agotaban rápido, pero como lo sacamos con 10 meses de anticipación pudimos elegir. En nuestro caso optamos por algo mas de un día de escala en Lisboa (USD 250 el tramo) y la vuelta por Oporto a USD300,- el tramo, pero como no nos alcanzaba el tiempo solo hicimos noche. El Stop Over de TAP permite hacer escala de n días en ambos lados. Finalmente, el tramos Buenos Aires – San Pablo, lo saqué con km Latam.

Pasados los eternos 10 meses de planificación del viaje, llega el momento de hacer el check-in. El vuelo es el TP88. Antes de hacer el check, lo busque en http://www.seatguru.com para elegir el asiento, pero resulto que el tipo de pasaje no permitía elegirlo. El avión era un Airbus A330 y los asientos asignados eran los dos del medio de la fila de cuatro, atrás de todo. En otras palabras, a romper si querés ir al baño, y encima sin poder reclinar mucho los asientos. Terminamos pagando extra por elegir asiento, USD 36,- c/u, por pasillo y ventanilla. Cuando abordamos los asientos resultaron poco espaciosos, no se reclinaban mucho y no tenían USB, pero todo el avión era así. Siguiente punto, el amenity kit: constaba solo de una almohada y una manta, bastante vieja por cierto. El entretenimiento de viaje tenia pocos títulos, siendo lo más conocido “La mujer maravilla” y “Chips”. Con respecto a las comidas nos sirvieron una cena de bastante buen sabor y cantidad normal, con agua, gaseosa o vino. Luego nada hasta el desayuno a la mañana siguiente. El desayuno era café, te o jugos con pan, manteca y huevos revueltos en moderada cantidad. El café es muy bueno, me sorprendió bien.

Stop Over: llegamos a Lisboa sin incidentes, hicimos el check-in en un hotel pagado por nosotros. La aerolínea te ofrece un pequeño descuento en hoteles reservando por Booking, pero nos convenía el descuento de Genius de Booking. Lo que sí ofrecía gratuitamente la aerolínea era un tour guiado por Sintra, Cabo da Rocha y Cascais. El tour tiene el objetivo de mostrarte un poco de todo y que te quedes con ganas de más, y que bien que lo lograron! Nos resulto poco tiempo y nos dio ganas de volver por mas!!

Al día siguiente tomamos el avión TP1014, el cual nos llevaría al destino final, Madrid, en una hora. Como el vuelo era tan corto, ni nos fijamos en asientos ni nada. Resulto que por el tipo de pasaje tuvimos que despachar (sin costo) la valija de mano, lo cual resulta un lío, porque teníamos notebook y cosas delicadas que sacamos y llevamos en la mano. La colación del vuelo era una palmerita. No tenían ningún tipo de entretenimiento de abordo, pero era tan corto el vuelo que no pasa nada.

El vuelo de vuelta que hacía el tramo Madrid-Oporto era el TP1005, y fue exactamente igual al de la ida, sin entretenimiento y con palmerita, pero pudimos llevar la valija de mano con nosotros. El vuelo que nos llevaba de vuelta a San Pablo, era el TP91 y fue el único que salió con demora, alrededor de 45’. Esta vez, agotados de tanto trajín, ni nos molestamos en hacer un upgrade de asientos. Igual ya no eran los dos de atrás, pero sí los del medio. Por suerte iba medio vacío el vuelo y de un lado no teníamos a nadie. El amenity kit era el mismo, pero el entretenimiento de a bordo era peor. Era volver a los sábados de mi infancia (no saquen cuentas de la edad, malditos milenials!) con la tele de aire y cuatro canales para ver, una película atrás de la otra, y anda a enganchar cuando empieza, porque te perdés una parte si no! Pero sí, eran 8 canales, 4 películas, una subtitulada al español y la otra al portugués. Y no podes poner pausa si justo te vienen a traer la comida. La comida igual que a la ida, ni muy muy ni tan tan, pero esta vez pasaron ofreciendo agua y café a cada rato.

Conclusión:

Si sacas los pasajes muy baratos es un negoción, pero no esperen la supera calidad ni comodidad.

Hay que aprovechar el Stop over, la idea es buenísima, solo les falta hacer un upgrade de aviones.

Espero que sea de alguna utilidad y muchas gracias por la oportunidad!

 

Por Marina @marinfz

 

Relacionados

Mis 10 razones para visitar Estados Unidos Días atrás Quiz desafió a su #ComunidadQV a escribir por qué hay que visitar ciertos países. Me ofrecí con Estados Unido...
SUPER SORTEO: ESTADÍA EN MIAMI EN TU APART EN MIAM... Buenas noticias!!! La gente de Tu Apart en Miami ofrece para la #ComunidadQV un super sorteo para estadía en sus increíb...
Lugares imperdibles en la Costa Oeste Para aquellos amantes de los viajes y del país del Tío Sam, visitar la Costa Oeste, es casi un destino obligado. Antes ...
Viajar a cualquier lugar del mundo sólo con Carry ... Viajar a cualquier lugar del mundo sin importar cuánto dura el viaje sólo con Carry On ? Se puede. No hay excusas y n...
@marinfz

@marinfz

@marinfz

Entradas Recientes de @marinfz (Ver todas)

Por | 2018-08-06T14:53:22+00:00 febrero 16th, 2018|#BloggeroQV, #DestinosQV, España|1 comentario

Un comentario

  1. Manu 25/02/2018 en 18:32 - Responder

    Tuve pésima experiencia con tap y ni siquiera fue barato el pasaje. Nos demoraron 45 minutos el vuelo de rio a lisboa y después y lo cancelaron. Nadie sabía nada. Nadie nos podía ayudar porque solo hablaban portugues. Entre todos los argentinos pudimos unificar la información que ibamos obteniendo pero por parte de ellos NADA. Nos mandaron a un hotel sin responder en cuanto tiempo volveriamos a viajar. Después de muchos malos tratos, idas y vueltas, llamados a la empresa y demás terminamos viajando un día después (nos perdimos los fuegos artificiales del 14 de julio en paris) imaginate que después de todo eso una vez arriba del avión la comida y la atención me preocupaba 0. Por suerte nos asesoramos y pudimos exigir la indemnización correspondiente.
    Me prometí no volver a viajar con tap nunca mas.

Deje su comentario