Desde el primer día en que comenzó esta desgracia llamada Coronavirus se vienen escribiendo artículos en los medios sobre cómo será la vuelta del turismo una vez que comience a reactivarse. Y desde ese mismo día vengo leyendo todo lo que se cruza por mi vista. Lo que se decía hace 2 meses sobre cómo será el «nuevo turismo» no tiene nada que ver a lo que se dice ahora, incluso lo que se dice ahora es bastante distinto a lo que se decía hace tan solo 7 días. En conclusión, nadie tiene aún mucha idea.

Pero con el correr del tiempo y teniendo hoy bastante más información (pero aún muy poca) sobre el virus, van apareciendo patrones generales que además tienen bastante lógica.

Mi intención en este post es compartir algunas de las cosas que leí dejando aclarado que todo lo que escriba hoy puede dejar de tener validez mañana.

El Covid19 y la regla del 3 simple

Las ganas de que todo esto pase, de volver a viajar, de volver a vender, de volver a ser felices muchas veces hace que se nos nuble la vista y se nos pierda lo obvio. Así que comenzaré por lo obvio:

El Covid19 no tiene ni tratamiento ni vacuna y es muy contagioso. La cuarentena no cura ni elimina el virus, simplemente evita los contagios. Cuando un país como Nueva Zelanda anuncia que tienen la pandemia controlada significa que lograron un distanciamiento social efectivo que evita la propagación. Es condición necesaria para eso tener las fronteras cerradas. Solo es posible abrir las fronteras y permitir el turismo internacional si se está completamente seguro de que cada persona que ingrese  no tiene el virus o tiene inmunidad. Sobre la inmunidad aún no se sabe mucho. Por lo tanto Nueva Zelanda podría permitir el turismo extranjero solo si se testea de manera efectiva a cada persona que ingrese o se la somete a 14 días de cuarentena obligatoria.

Pongo de ejemplo a Nueva Zelanda como podría ser cualquier otro país. De hecho el turismo interno volvió en China, en República Checa, en Polonia y en algún otro país pero aún no se saben los resultados de esos experimentos. Tanto en turismo como en muchas otras áreas, el mundo está experimentando cómo convivir con el virus, seguramente muchas de las medidas de reapertura que leemos tengan que volver hacia atrás.

Digo esto porque mientras no exista vacuna o tratamiento que reduzca la mortalidad a valores muchísimos menores, cualquier iniciativa de abrir fronteras significará un alto riesgo de contagio. Es regla del tres simple. Por lo tanto el futuro del turismo tiene 2 etapas claras.

Las 2 etapas

1- Antes de la vacuna o la cura

2- Después de la vacuna

El turismo antes de la vacuna

Obviamente es la etapa más complicada. El consenso general es que esta etapa abarcará lo que queda de 2020 y todo el 2021 (dependiendo el país).

La industria en general, tanto aerolíneas, como hoteles, como agencias de turismo, estiman que volver a los niveles pre Covid demandará al menos 3 años.

¿Qué se espera para esta primera etapa?

Las cosas que escribiré aquí son las que tienen mayor consenso en todo el mundo y en todos los rubros:

  • Turismo de cercanía: se espera que lo primero que se reactive es el turismo local, cercano y preferentemente en auto (esto obviamente depende del país, tengan en cuenta que casi todo lo que leo se refiere a Europa y Estados Unidos). Luego vendrá el turismo regional y por último el de largas distancias.
  • Turismo rural: sinceramente no sé a qué se refiere pero es lo que todos hablan. Una cosa es el turismo rural en la Toscana y otra es en La Pampa. Es lógico que el turismo en las grandes ciudades es de las últimas cosas que van a regresar. Pero ¿Qué significa ir a lugares en que haya poca gente? Me cuesta imaginarlo en Argentina, un país con poquísima infraestructura salvo en los grandes centros turísticos que no son muchos y que si bien pueden ser pequeños centros urbanos (Cataratas del Iguazú, Calafate, Ushuaia) el distanciamiento social es casi impracticable.
  • Burbujas turísticas: hay países que están en situaciones parecidas respecto al impacto de la Pandemia que están tratando de crear corredores turísticos y se inventó el nombre de «burbujas turísticas» para llamar a este concepto. Por ejemplo República Checa, Grecia, Israel, Portugal y Alemania están viendo si logran un acuerdo para permitir el turismo entre ciudadanos de dichos países. Por ahora nadie quiere aceptar al turista español o italiano  por lo tanto Italia y España están viendo si crean otra burbuja. Si se logra un acuerdo y la burbuja funciona veremos este concepto replicarse por muchos lados.
  • Protocolos: todos hablan de protocolos pero aún no hay sector importante que haya logrado consenso. El tema protocolos merece su propio capítulo.

Hasta aquí los consensos que encontré, a partir de ahora vienen cosas que no noto opiniones uniformes.

Protocolos

Voy a poner un ejemplo: el Parque Nacional los Glaciares de Alaska tiene permiso para reabrir al turismo el 1 de junio, pero no tienen idea de qué protocolos deben utilizar. Su máximo atractivo son las excursiones en barco. El gobierno estatal no baja línea, el organismo que agrupa los Parques Nacionales tampoco, el Gobierno Federal menos.

Airbnb dispuso ayer mismo que no obligará a los dueños de departamento (host) seguir por protocolos de limpieza, pero avisó que quienes no lo sigan tendrán que dejar un espacio de 3 días entre alquiler y alquiler. En cambio los hoteles s están jugando todas sus fichas a que la limpieza será lo más importante para la recuperación y se está buscando un modelo de protocolos estandarizado a nivel global.

Las aerolíneas están haciendo un tremendo lobby para que no las obliguen a tener que dejar el asiento del medio vació ya que si no pueden vender todos los asientos el negocio es más inviable que no volar, o en caso de que las obliguen a dejar asientos vacíos tendrán que subir tanto el costo de los pasajes que no tendrán compradores. Aún no hay acuerdos y parece algo difícil de resolver.

¿Cuáles serán los protocolos en Cataratas del Iguazú? Pongo mucho este ejemplo porque no logro imaginarlos. Iguazú vive de las pasarelas y los botes. Dos cosas donde el distanciamiento social es casi inimaginable.

La lista en este tema no termina. El gran problema es el balance que hay que lograr entre seguridad y buena experiencia. Si viajar será parecido a ir a un hospital, el turismo no reactivará. Pero si viajar será sinónimo de riesgo de contraer el Covid entonces tampoco reactivará. El equilibrio es tan complejo que por eso aún no hay consensos. Solo se llegará a la fórmula experimentando en vivo.

Aviación

La hecatombe para este sector es inimaginable, por lo tanto sus consecuencias también lo son. Tengan en cuenta que antes del Covid solo 20 o 30 aerolíneas en todo el mundo eran rentables, y las que eran rentables tampoco es que wow. La aviación es un negocio de márgenes muy bajos para quienes lo tienen. En el sector nadie sabe qué va a suceder, ni siquiera los CEOs de las compañías más grandes del mundo. La semana pasada en el mismo día el CEO de United Airlines pronosticó exactamente lo opuesto al CEO de American Airlines. Para darse una idea, luego del 9/11 el sector necesitó 2 años para recuperarse. Hoy se habla de 4 años para volver a tener la misma cantidad de pasajeros, pero dentro de 2 semanas pueden ser 5 o más. O tal vez aparece mañana la cura milagrosa y es menos.

Lo que es seguro es que todas las grandes líneas aéreas que sobrevivan pasarán a ser más chicas, con menos aviones y menos rutas. En algunos casos también van a eliminar los HUBs lo cual puede tener implicancias muy difíciles para las economías de ciudades, países o incluso regiones.

Respecto a los precios de los pasajes hay cierto consenso en que no cambiarán mucho. Tal vez se vean precios bajos al inicio para reactivar la demanda pero casi todos coinciden en que pronto volverán a ser como antes. Se espera que los primeros años caiga la oferta pero también la demanda. Todo esto puede cambiar si las obligan a dejar asientos vacíos, en ese caso, salvo que les agreguen otros miles de millones de subsidios estatales, los precios subirán mucho.

Específicamente en Argentina, lo que imagino es que veremos unas cuantas líneas aéreas internacionales que dejen de venir y una reducción de frecuencias entre las que se queden, al menos hasta que se recupere la demanda. Pero Argentina es un capítulo aparte.

Hospedaje

A diferencia de lo que sucede con la aviación, acá el sector está dividido en grupos. Por un lado las grandes cadenas y por otro las cadenas pequeñas y los hoteles independientes. Y por último las plataformas como Airbnb.

Los hoteles que no pertenecen a grandes cadenas están en serios problemas. En cambio la mayoría de las grandes cadenas tienen liquidez, no sólo para bancarse la pandemia sino para salir a comprar hoteles independientes en quiebra y creo que eso se verá mucho.

Todos coinciden acá que el factor principal será la limpieza. ¿En dónde te alejarías el próximo verano si viajás a Brasil? La inversión que harán las grandes cadenas en protocolos de limpieza y en especial en promocionarse como hoteles saludables hará que el turista busque seguridad.

También se viene el mundo touch free, es decir, el check-in es cosa del pasado y la tecnología será fundamental, pero ¿Quién tiene capacidad económica para implementar todos estos cambios?

Veremos menos hoteles y de menos dueños. La chance de terminar en alguna de las marcas de Hiton, o de Marriott, o de Accor serán cada vez más altas.

Airbnb está en problemas. No sólo echó a miles de trabajadores y tuvo que pedir prestamos por 2 mil millones de dólares sino que tuvo una huída masiva de los dueños de departamentos (Host) a otras plataformas y esto se debe a 2 motivos principales:

1- Airbnb obligó a los dueños a reembolsar todas las reservas canceladas. Si bien esto es genial para los turistas que compraron, es malísimo para los dueños de departamentos y muchos están muy enojados.

2- Ante la necesidad de los dueños de departamentos de mantener sus ingresos, muchos se mudaron a plataformas de alquileres de larga duración. Esto sucede principalmente en Europa.

Por otro lado Airbnb tiene una larga lucha con los lobbys hoteleros y gobiernos de ciudades que vieron la oportunidad de la pandemia para ganar terreno. Sabemos que Airbnb está casi prohibido en ciudades como Nueva York, ahora Barcelona y París (para poner solo 2 ejemplos) están empujando fuerte para echarlos o regularlos de manera mucho más estricta.

No va a desaparecer Airbnb ni la modalidad. Su CEO y fundador está bajo ataque y todos los días anuncia algo nuevo. Ya veremos en qué termina esto.

Pero les hago una pregunta a ustedes queridos viajeros. ¿Qué les dará más seguridad ahora? ¿Un departamento o un hotel?

¿Qué grupo etario volverá a viajar primero?

Ayer leí 3 artículos que hablan sobre el tema. Uno decía que primero viajarán los millennials, el otro que serán los Baby Boomers, y el otro que será la Generación X. Ya ven, nadie tiene idea jeje

Pero me gustaron los análisis que hicieron así que comparto el resumen:

1- en China hubo fin de semana largo el 1 de mayo y volvió el turismo, viajaron por el país 30 millones de personas (un 40% respecto al año anterior). El 60% de los viajeros fueron millennials y Gen Z. La lógica es que los jóvenes tienen menor riesgo de contagio.

2- Los millennials ya no son niños, tienen responsabilidades, tenían trabajo y hasta ahora no habían tenido ningún problema grave en sus vidas. El Covid19 es su primera gran crisis, muchos perdieron el empleo y se dieron cuenta que la vida no es color de rosa. Esta «teoría» dice que a partir de ahora los Millennials dejarán de comportarse como «loquitos» que no les importan nada y viven al día. Que se preocuparán por el futuro y las finanzas personales, y por lo tanto dejarán de viajar tanto como le venían haciendo. En cambio los Baby Boomers son personas curtidas y con plata que lo único que deseaban era llegar a esta altura de la vida para viajar. Que confían más en los gobiernos y que si las autoridades les dan seguridad no tendrán problema en hacer turismo cuidando el distanciamiento social. Según este artículo, el marketing debe enfocarse en ellos.

3- Por último un artículo habla de la Generación X como el público a apuntar para reactivar el turismo. No son «viejos» en grupos de riesgo, ni son jóvenes irresponsables. El equilibrio justo entre tener algo de ahorros, amor por los viajes, poco riesgo de salud y responsabilidad.

Aguante la Generación X!!!

Influencer de viajes

Les puede parecer raro este subtítulo pero hay mucho artículo sobre el tema así que también me atrevo a contar lo que leí.

El trabajo de Influencer suele estar mal visto, muchos lo resumen en «trabajá de algo digno» o directamente «nunca pensaste en trabajar?». Lo cierto es que nos guste o no el término los influencers de viajes contribuyeron muuuucho (pero mucho más de lo que imaginamos) al boom del turismo mundial de los últimos 10 años. El influencer reemplazó a la revista de viajes, a la sección de viajes de los grandes medios y a los programas de TV de viajes. También reemplazó gran parte del presupuesto de publicidad en los medios tradicionales. Y esto sucedió por 2 motivos principales: los influencers de viajes son más baratos (que publicar una revista, una sección de diario, un programa de tv, la pauta gráfica y televisiva) y además son más efectivos porque los buenos influencers llegan a audiencias mucho más relevantes para las marcas y su mensaje es más orgánico.

El influencer de viaje en esta crisis obviamente se siento un león enjaulado y todos los presupuestos de publicidad de las empresas desaparecieron de un día para otro. Por lo tanto también están viviendo y sufriendo la crisis.

Pero el rol del influencer de viajes para la repartirá del turismo será fundamental. Imaginen la situación:

La experiencia de viajar hasta que esté la vacuna será muy diferente y llena de protocoles. Los viajeros tendremos infinitas incertidumbres sobre si la experiencia de viajar es placentera y además segura. Serán los influencers de viajes quienes primero vayan a vivir esas experiencias, contarlas y transmitir seguridad y animar a los viajeros a hacerlo. Para las marcas, si quieren recuperar la demanda, el influcencer tendrá un rol fundamental. Serán los «conejillos de india» jeje.

Aclaro que no soy influencer de viaje. Mi negocio está en otro lado y tristemente nunca una marca me invitó a viajar gratis jeje

Argentina

Hay algo que creo no estamos viendo. Se habla poco del precio de dólar (hoy $135 el blue) y es lógico que se hable poco: la salud nos tiene más preocupados pero además hay muchísima menos gente que puede comprar dólares, ya sea porque nos quedamos sin ingresos, o porque imposible ahorrar  o porque no podemos viajar entonces no es algo que nos interese demasiado.

Cuando podamos volver a viajar al exterior y empecemos a cotizar nos va a dar una sorpresa muy grande. Lo que hasta hace unos meses costaba $60.000 hoy puede estar $120.000 y no es que haya aumentado en dólares. No sólo los pasajes en pesos serán mucho más caros sino que el costo de la estadía en el exterior será algo durísimo para el bolsillo. Y en el país también los precios se irán por los nubes, todo esto en un contexto donde a casi todo el mundo le bajaron los ingresos y a algunos directamente le desaparecieron. El desastre económico del Covid recién está asomando y en Argentina será más duro que en muchos otros países. Pero no quiero terminar este artículo tan bajón…

La luz al final del túnel…

Si estás leyendo esto es porque sos un viajero de alma. En muchos aspectos estamos pasando uno de los momentos más duros de nuestras vidas, y también nos está sucediendo en esa cosa que tenemos que necesitamos viajar casi tanto como respirar. Nosotros no podemos imaginar una vida feliz sin viajes a la vista y el panorama no es alentador. Pero…

Pero en lo personal le tengo mucha fé a la humanidad. Creo que nunca en la historia se utilizaron tantos recursos (humanos, económicos, tecnológicos) en pos de conseguir algo, en este caso la cura del Coronavirus. Desde que el hombre llegó a la luna creo que todo es posible y no tengo dudas de que esta vez también lo será. Puede tardar más, ojalá tarde menos. También creo, que como sucede en épocas de guerra, la lucha contra el Coronavirus traerá enormes avances científicos y tecnológicos, especialmente en el área de la medicina. Se están probando técnicas y herramientas que jamás se habían usado. Creo que no solo la humanidad saldrá de esto con la cura del Coronavirus sino también con grades avances en curas de otras enfermedades mucho más mortales.

Por un tiempo viajaremos menos y la experiencia no será la misma, por un tiempo no tendremos los recursos para ir a dónde queramos o como lo hacíamos hasta hace poco. Creo que si aceptamos esta realidad podemos empezar a ponernos pequeños objetivos viajeros que nos motiven tanto como lo estuvimos siempre, cada uno desde sus posibilidades y lugar.

Yo estaba desesperado por volver a Europa. Tardé un par de meses en aceptar que no será posible. Hoy sueño con Jujuy cuando todo esto acabe. Imagino Purmamarca, los 7 colores, salinas, los colorados, el puicará de Tilcara, me transporto y soy feliz. Probablemente tenga que esperar unos meses más, pero pronto voy a estar emitiendo. Pronto tal vez sea 3 meses? 6? Lo que sea necesario.

La realidad es esta y no la podemos modificar. Mucho mejor aceptarla y empezar a construir para volver a hacer realidad nuestros sueños viajeros.

Cada día falta menos.

QV

PD: ¿Dónde informarse?

Les dejo algunos sitios especializados que dan excelente información:

Skift: lo más de lo más para estar al día con todas las novedades del mundo del turismo.

Aviación Online: todo lo que sucede en el mundo aerocomercial de Argentina y el mundo lo podrán encontrar en este sitio creado por expertos, genios, y buena onda.

Hosteltour: sitio especializado en todo lo que sucede con la industria del turismo, principalmente en España y Europa

Y siempre pero siempre, es buenísimo leer el New York Times