Ilhabela: La isla bonita

Tropical the island breeze

All the nature wild and free

This is where I long to be

La isla bonita…

 

Como su nombre lo indica, Ilhabela es una isla, la más grande y la única habitada del archipiélago de São Sebastião, en el litoral norte paulista. queda a 180 km del aeropuerto de Guarulhos, llegar no es difícil, salvo el trecho complicado del Camino da Serra, que te lleva, en los 40 km más electrizantes que vas a vivir en tu vida, con curvas de 90°, contracurvas, selva, precipicios, motoristas que manejan como si fueran Ayrton Sena, muchas veces lluvia torrencial o niebla cerrada y unas cuantas malas palabras, desde los 800 metros de altura del planalto brasileño a la orilla del mar. Una vez en São Sebastião, hay que subir al ferry y hacer los últimos 20 minutos por agua. En promedio, tardamos 12 horas desde que salimos de casa en San Fernando hasta pisar la isla y, salvo el tren, usamos todos los medios de transporte disponibles. ¿Vale la pena semejante viaje? Por supuesto que vale la pena.

Ilhabela es un rejunte de morros altos (llegan a más de 1300 metros de altura) cubiertos en un 90% por lo que se conoce como Mata Atlântica (selva impenetrable le diría yo), por lo que la civilización se distribuye a lo largo del canal de Sao Sebastião, que la separa del continente, de unos 35 km, de norte a sur. Una calle, una línea de casas, que apenas se animan a subir los morros, y una seguidilla de playas desde Ponta da Sela en el extremo sur hasta Praia da Jabaquara en el final del camino, al norte.

No hay lujos. No existen resorts, ni all inclusive ni hoteles 5 estrellas. Son más bien posadas, con algunos hoteles que no pasan las 4 estrellas. Todos en contacto con la naturaleza, con cascadas naturales que bajan de los morros por los pasillos, muchas piedras gigantes que forman parte de la decoración y algún que otro bicho medio salvaje que te cruzas cuando vas a desayunar, metidos en el medio de la selva, que llega hasta el borde mismo del mar. Se hace un culto a la vida simple y natural, con el respeto por el medio ambiente como lema.

Ilhabela tiene un solo defecto. Los borrachudos. Unos mosquitos gordos que, en lugar de picar, muerden. Autóctonos, no existen en el continente y como la isla es una gran reserva natural del estado de São Paulo, no se los combate demasiado. Del lado habitado se soportan. Off en mano, sobre todo a la mañana y a la tardecita, se sobrevive dignamente. Alguna picadura ligas y no vale la pena resistirse mucho. Del otro lado, la cosa se pone más espesa. Imposible pensar en cruzar la mata o llegar a las praias do fora sin ir preparado. Venden en toda la isla un aceite de citronela que te protege, pero solo si te untas cada dos horas. Sin eso, mi humilde recomendación es: no se les ocurra cruzar.

Ilhabela, en total, tiene más de 40 playas. Podes elegir hacer lo que te pinte. Si la idea es ir a pasar unos días sin hacer nada más que tumbarte al sol y ver el tiempo pasar, es el lugar indicado. Si la idea es no parar ni un minuto, y no repetir el programa, también es el lugar indicado. Ahí radica la magia de la isla. Todos los días tiene algo distinto para ofrecerte.

¿Tenés ganas de tirarte en una playa a mirar cómo va cambiando el color del mar, del verde intenso de la mañana, al azul profundo del mediodía y al plata brillante de la tarde? Andá a Praia dos Barreiros y tirate bajo alguna de las palmeras.

¿Tenés ganas de hacer surf? Cruzá a Bonete, por mar en un flexiboat o caminando desde la Ponta da Sepituba, 6 horas de trilha por la selva espesa y al llegar, además de con una vista increíble, el mar que entra encajonado entre dos morros, te espera con las mejores olas.

¿Preferís probar el equilibrio haciendo stand up paddle? Pasá por Perequé, ahí aquilan. Y te enseñan, si hace falta.

¿Querés ver cómo es la cultura caiçara, la de los habitantes originarios de la isla? En la Secretaría de Cultura, en pleno Centro da Vila hay exposiciones permanentes de fotografía y trabajos en madera.

¿Tenés ganas de leer debajo de un chapéu do sol y que nadie te hable? Andate a Praia do Pinto, no hay un alma.

¿Querés ver cómo llega la baleira de pescadores con el peixe vermelho que acaban de pescar y te van a cocinar a la chapa para almorzar al mediodía?  Andá a la Praia Viana.

¿Querés alucinarte escuchando el sonido de las piedras, sonido con el que los caiçaras advertían al resto de la isla de la llegada de galeones portugueses? Golpeá cualquiera de las piedras de la Praia do Sino. Suenan como campanas. Y son piedras. Una cosa de locos.

¿Estás para tomarte una caipirinha viendo cómo el mar se pone plateado al atardecer? Andate a alguno de los quiosques de Saco da Capela.

¿Te gusta hacer trecking? 7 horas de trilha por la selva espesa te llevan al pico del Morro São Sebastião, con una vista del canal y de la isla que te dejan sin palabras.

¿Querés sentirte Sigourney Weaver en Gorilas en la Niebla? Tomate el jeep que cruza los morros por la Estrada de Castelhanos. Y no dejes de probar la caipira que preparan los caiçaras en la playa. Con cachaça artesanal y hojas de mandarino, te pegas un viaje que mamita querida.

¿Querés bañarte bajo una cascada que cae desde más de 40 metros? Subí a la Cachoeira do Gato.

¿Querés darle la vuelta a la isla por agua? Hay excursiones en unos botes que te sacan a mar abierto y hasta podés llegar a tener golfinhos nadando a la par.

¿Querés dormir en una playa desierta? Hay una posada en Bonete, a las 11 de la noche se apaga el generador y te quedaste solo y a oscuras y lo único que se escucha es el ruido de las olas.

¿Querés ver el mar en distintos tonos de verde? Tomate un barquito a Praia do Fome.

¿Querés comer unas lulas doré en un bar colgando del morro en medio de la mata? Andá a Nova Iorque, al final del camino al sur.

¿Querés tomar un cafecito en una antigua casa portuguesa convertida en librería y bar? Andate a Ponto das Letras, en la Vila.

¿Querés andar en bici? Prepará las piernas, porque es todo subida y bajada y la ruta que bordea al canal tiene, de repente, unos mirantes que te dejan sin aliento.

¿Querés ver ponerse el sol en el mar? Andá a Curral.

¿Preferís verlo caer detrás del morro? Correte hasta Engenho d´Agua.

¿Te gusta bucear? Cruzate a Ilha das Cabras.

¿Querés navegar a vela en el lugar con los mejores vientos de Brasil? Andá al Sea Club.

¿Preferís una scuna? Salen del Pier da Vila.

¿Querés ver cómo ensaya la Scola do Samba de Ilhabela? En las noches de febrero están en la Barraca do Samba y se junta gente a sambar. Ahí te das cuenta de que no hay caso, te falta el gen brasileño para mover los pies así.

¿Querés ofrecerle flores a Lemanjá y saltar las 12 olas para empezar el año? Vestite de blanco y esperá las 12 del 31 de diciembre en la playa Feticeira.

Así es mi isla bonita. Te recibe con los brazos abiertos cada vez que llegas, traducida en la increíble hospitalidad de los locales que te hacen sentir en casa, te ofrece todo y te deja elegir lo que más te guste.

Y cuando, ya en el ferry volviendo al continente te vas alejando, si prestas atención, la escuchas despedirte con el saludo caiçara: “volte sempre”, que más que un adiós, es una invitación. A que vuelvas.

Por @majogm 

@majogm

@majogm

@majogm

Entradas Recientes de @majogm (Ver todas)

Por | 2018-08-06T14:58:38+00:00 diciembre 12th, 2017|#BloggeroQV, #DestinosQV, Brasil|4 Comentarios

4 Comments

  1. Maxi 12/12/2017 en 20:01 - Responder

    Si antes ya tenía ganas de conocer… ahora estoy muy manija.
    Vamos pidiendo datos de posadas, formas y transportes para el cruce, etc, por TW, no?
    😀

  2. Ezequiel 16/12/2017 en 10:29 - Responder

    Gracias, gracias y….. Sí, mas GRACIAS! En febrero aterrizamos en Guarulhos, y este posteo me convence de no dejar a esta isla como en mero punto de pasada, rumbo al norte. Deberemos replsntear el quedarnos mas x allí!
    Felicidades!

  3. Alfredo VDG 02/03/2018 en 19:13 - Responder

    Bien contado? Gracias, ya estoy planeando…

    • Sergio Mandelbaum 05/03/2018 en 13:18 - Responder

      buenísimo Alfredo, ojalá puedas ir y disfrutarlo

      Abrazo

Deje su comentario