• Me voy a Bonaire.

  • A dónde?

  • A Bonaire.

  • Eso es Brasil?

  • No, ubicás Aruba?

  • Sí!

  • Al lado.

Me colé en un viaje ya organizado a Bonaire y desde que saqué el pasaje ese fue el diálogo que tuve con cada uno al que le conté sobre el destino.

Bonaire es una de las tres islas del “ABC” del Caribe. Aruba, Bonaire, Curacao. Antillas Holandesas. Enfrente de Venezuela. Pero cada isla es diferente de la otra.

Aruba no necesita mucha presentación. Curacao es una isla principalmente industrial. Bonaire es una isla para bucear. Esta es la excusa de todos mis últimos viajes… Como si necesitáramos una excusa además de ver el mundo.

Bonaire no es un lugar para ir “de vacaciones, a descansar, a tomar sol y tomar un daikiri”. Nada más alejado de la publicidad noventosa de L&M que por si no recuerdan, está acá:

[video_embed video=»bzCP9Q6AFiA» parameters=»» mp4=»» ogv=»» placeholder=»» html5_parameters=»» width=»700″ height=»400″]

La isla tiene pocas y pequeñas playas de arena, la mayoría son de coral, lo que dificulta el asuntito de “tirarse a tomar sol”. La idea es calzarse el neoprene y al agua!

Y ahí es donde todo es maravilloso. Como es una reserva, los peces saben que están seguros y se quedan alrededor de los buzos como si fuéramos un cardumen más. Los colores abajo del agua son increíbles. La cantidad de vida. El tamaño de los peces. Todo es fascinante. Por primera vez, nadé con una tortuga mientras buceaba… Creo que eso pagó el viaje.

Pero más allá de agua, la isla tiene un centro muy pintoresco. Con su estilo colonial holandés tiene todo: bares, restaurantes, negocios, regalerías, heladería, bancos, cajeros, hospital, todo lo que podemos llegar a necesitar durante un viaje. Hasta un fuerte que nos recuerda a los de Brasil, en Salvador, Natal y tantos otros lugares. Super recomendable Karel’s, un bar restaurante hecho sobre un muelle, donde podés cenar o tomar algo mientras ves los peces saltar abajo tuyo.

Los precios no son nada caros. Dive Hut, donde nos alojamos, además de tener cocina en cada habitación, provee camioneta (para recorrer la isla y sus infinitos puntos de buceo) y aire ilimitado, para cansarte de nadar con los pececitos.

También hay alojamiento de lujo (recientemente abrió un Marriot) y servicio VIP de buceo (donde lo único que falta es que pataleen por vos…), hay para todos los gustos y presupuestos.

La moneda para los turistas es el dólar estadounidense y aceptan tarjetas en casi todos lados. El idioma oficial es el papiamento. El qué? Sí, papiamento. Una especie de portuñol mezclado con holandés / alemán / inglés, vaya uno a saber. Lo importante es que muchos habitantes de la isla hablan español y, sino, el inglés siempre es una solución. Por supuesto, indispensable jugar a aprender algunas frasecitas en un idioma nuevo: feliz ana novo, bon bini, bon dia, bon note, olá!, danki y el encantador “mi dushi” (mi amor).

Cómo llegar hasta allí?

Avianca tiene vuelos hasta Curacao vía Bogotá. Y luego, una aerolínea local, Insel, que por ahora funciona aunque no se sabe por cuánto tiempo más, conecta Curacao con Bonaire. Detalle no menor: siempre tiene demoras, así que ojo con hacer conexiones muy jugadas. No hay barco que conecte las islas, la única opción es por avión.

No hace falta visa, ni vacunas, ni nada. Sólo se paga una tasa de conservación para la reserva de 25 dólares por buzo. La isla vive del turismo y de la sal, ya que exporta sal marina.

Bonaire es un destino para bucear y mucho. De día y de noche. Si te quedas en la playa -donde más de una vez me quedé porque estaba estudiando para un curso de buceo-, ves gente salir del agua constantemente y llega un punto que no te imaginas la cantidad de gente que puede aun haber abajo disfrutando del 70% del planeta que muchos jamás vieron.

Así que, amigos, si les gusta viajar y quieren conocer algo más que el 30% de este planeta que la humanidad habitualmente recorre, “bon bini a Bonaire”.

pd.: Algunas fotos son mías y otras de mis compañeros de viaje. Si les interesa, les recomiendo ver más fotos de la página We Share Bonaire que está en Facebook.

Por @solesantos2