Viajando con altura: El desafío de viajar siendo alto.

Hace un tiempo leí de un jugador de vóley ruso que bajaron de un avión porque no entraba en el asiento (medía 2,20 mt) y no pude más que solidarizarme a la distancia con ese desconocido gigante que sufre por salirse de los parámetros de lo considerado “normal” por la sociedad, o por lo considerado “normal” por las aerolíneas, que es mucho más chico.

Quiero aclarar que mido 1,93 metros, encuentro ropa y zapatos de mi tamaño sin mayor dificultad y cotidianamente me encuentro con gente más alta que yo. Quiero decir con esto que no soy un coloso de proporciones titánicas. Sin embargo al emprender un viaje, la altura superior al promedio se hace presente.

El problema empieza antes de viajar, al armar la valija. Un bulto de hasta 23 kg., en mi caso, es mucha menos ropa que, por ejemplo, en una persona 20 cm más baja. Una muda de calzado, 2 pantalones, 4 remeras, un abrigo y las cosas de aseo personal casi llenan la valija. Si ven en sus viajes a gente alta vestida siempre igual, ya saben, culpa de las aerolíneas.

Al momento de hacer el check in en el vuelo, más o menos el 97% de las veces, las salidas de emergencia y primeras filas ya están ocupadas. Un médico conocido mío, le pedía a la secretaria que le dejara un turno libre justo 36 horas antes de los vuelos, para ser el primero en hacer el check in y elegir la primera fila, mide 1,60 mt. y le cuelgan los pies en el asiento, pero sabe que otros quieren ese asiento y disfruta de tenerlo.

Chateando hace poco con un conocido travel Blogger, me decía que ahora se pueden comprar las primeras filas y salidas de emergencia, o si no, siempre me quedaba la opción de ir en bussiness. Quiero aclarar aquí, una confusión que parece generalizada: Soy alto, no rico. Aparentemente mucha gente piensa que son equivalentes.

El personal de las aerolíneas, es siempre gente muy amable y servicial (los eligen por serlo) y yo siempre trato de ser amable, sonriente y educado con ellos, ser el cliente que mejor los trate ese día. Aparentemente, ser amable y alto no califica para ubicar a un pasajero en los asientos más espaciosos. Nunca sabremos si hay una conspiración mundial que otorga esos asientos a miembros de una sociedad secreta, o bien, sólo tengo mala suerte.

Pasillo o ventana: Un consejo que he recibido miles de veces es sentarse en el pasillo para “estirar las piernas”.

Vamos por partes:

  • La humanidad durante miles de años soñó con ver el mundo desde el cielo, ¿y ustedes pretenden que por ser alto no me gusta mirar por la ventana? Se equivocaron, piénsenlo de nuevo.
  • Además, el “estirar las piernas” se refiere sólo a la pierna que está del lado del pasillo, esto sería “estirar el 50% de las piernas”, además la experiencia me indica que la pierna estirada en el pasillo es pateada, quiero creer que sin querer, por un transeúnte cada 2 a 3 minutos, no es una gran solución.
  • Mi padre, también alto me decía que en el pasillo uno puede pararse y caminar. Estás en una lata con 200 personas a 10.000 metros de altura. ¿Cuánto podés caminar?, ¿A dónde vás a ir? ¡Por favor! Siempre seré del #TeamVentana.

 

Finalmente, para no aburrirlos, quiero decir que envidio enormemente a las personas que entran en cualquier cama de cualquier hotel. Siempre una estrella de mi calificación a los hoteles que visito es el largo de la cama. Rara vez, en la descripción de un hotel avisa: “si usted mide más de 1,80 metros, nuestras camas le resultarán particularmente incómodas”.

 

Por @diegodesanjuan

Relacionados

¡Me cayó un envío de Amazon en la Aduana de Retiro... Difícil de explicar el pánico en el que entré cuando recibí un telegrama del correo argentino diciendo que mi paquete de...
Jordania tiene nombre de mujer Cuando naciste en un pueblo, tus amigas de la infancia lo son para toda la vida, es norma. Cuando más del 50% de los hab...
Viaje Buenos Aires – Bora Bora por LATAM con... Como les conté en el otro post ya estábamos alojados en el Sofitel Bora Bora Marara Beach Resort en un bungalow mitad en...
Amazon Go: El futuro ya está aquí Viajé a Seattle por 26 horas. Cualquier ciudad merece que le dediquen más tiempo a ser descubierta, pero la razón del vi...
Por | 2018-05-05T17:03:57+00:00 mayo 5th, 2018|#BloggeroQV|1 comentario

Un comentario

  1. Alberto 05/05/2018 en 20:27 - Responder

    Con 1,88 de altura te entiendo. Siempre trato de llegar al menos 4 horas al aeropuerto. Viajo separado de mi señora y mi nena. Una no sabe inglés y mi hija tiene 15, por lo que puerta de emergencia solo para mi cuando consigo y parami señora si es una aerolínea de habla española. Como decís, con buena cara he conseguido sin pagar qué me pasen en alguna low cost de Europa a puerta de emergencia sin pagar nada.
    Y que tema el de los hoteles pero bueno es un tiempo fuera de casa sin mi cama de dos x dos.

Deje su comentario