En Mayo del 2016 American Airlines tuvo uno de esos *“errores” *de los que  hablo en el post sobretips para conseguir vuelos baratos  y aparecieron vuelos baratos a Orlando y varias ciudades de Estados Unidos.

Por un momento dudé en sacarlo; mi única vez fuera del país había sido en 2015 en un viaje a Chile, asi que este era mi primer viaje largo, solo y en un país donde se habla otro idioma.

Por suerte lo aproveché y saqué un vuelo para Noviembre de ese mismo año por el ridículo precio de 388 dólares (unos $5000 en ese momento).

Había estado en Orlando en 1999 cuando tenía 8 años, así que era como ir por primera vez. El vuelo de American fue un lujo como se ve en las fotos de abajo:

El gigante que me llevó hasta Miami para hacer conexión a Orlando. Buen contenido multimedia con muchas películas para ver durante el vuelo.

Llegué al aeropuerto de Orlando y fui directo al counter de Álamo donde había alquilado un auto por Despegar aprovechando el descuento por ser empleado. Me dieron a elegir entre varios autos que correspondían a la categoría que había comprado y elegí un Chevrolet Cruze que daba placer manejar. Además alquile un GPS porque muy oportunamente se me rompió el celular al llegar a Orlando así que no sabía cómo llegar hasta el hotel. Por suerte unos días antes de viajar me había comprado el Google Pixel por internet  y me estaba esperando en el hotel.

Me hospedé en Avanti Resort, un muy lindo y moderno hotel/resort ubicado sobre laInternational Drive. Parte del personal son látinos, lo que está bueno para los que no se llevan muy bien con el inglés.

Lo mejor de Avanti Resort es su ubicación: una zona tranquila, a 15 minutos de los parques de Disney y Universal, a pocos metros del Orlando Eye y rodeado de paseos comerciales y locales sobre la International Drive.

El Orlando Eye visto desde la puerta del resort.

Estando en Orlando aproveché e hice unas cuantas compras en Amazon usando sus famosos lockers de los que hablo en Usando los lockers de Amazon.

Obviamente fui a los parques de Universal (Universal Studios y Islands of Adventure) y también a Magic Kingdom y Disney Hollywood Studios. Como fanático de la adrenalina disfruté mucho de las montañas rusas de Universal, sobre todo Hulk, Rock It y Harry Potter: Dragon Challenge, pero también de los shows de Disney, en particular del desfile de Star Wars en Hollywood Studios.

 

Para terminar el viaje, me di un gustito y fui a iFly indoor skydiving. Ya me había tirado en paracaídas en el 2013 pero tenía ganas de volver a sentir esa sensación de volar.

 

Conclusión: si tenés la oportunidad de viajar, sea solo o acompañado,
NI LO
DUDES.

Saludos,
Matiwar