Fin de año, tiempo de balance. Pero proponemos hacerlo sobre el tema que más nos gusta y nos une: Balance Viajero.

Empiezo con el mío:

Mi 2016 estuvo «seco» de viajes hasta el 17 de septiembre. Creo que apenas crucé la General Paz hasta ese momento. Pero el 17 de septiembre partí a uno de los mejores viajes que hice en mi vida.

La ruta fue la siguiente: Buenos Aires – Amsterdam. Allí 5 días utilizando uno de ellos para conocer los hermosos pueblos de Waterland.

De Amsterdam a Bologna en avión. Allí auto hasta el Lago di Garda pasando por Mantova. En el Lago me quedé 4 días y lo recorrí entero. Un día fui a Verona y de allí para arriba al Trentino Alto Adige más conocido como el Tirol Italiano. Fueron 2 días en los Alpes conociendo las hermosísimas Bolzano, Merano y Bressanone.

Luego de nuevo hacia abajo para hacer base en Padova, que es mucho más que una base. Desde allí a Vicenza, Venecia y la increíble Burano.

Por último de nuevo a Bologna para llegar justo el día de su santo patrono y vivir una ciudad medieval de fiesta. El viaje terminó con fuegos artificiales frente a un castillo, una plaza y una catedral. Inolvidable.

 

Navidad en Santiago de Chile

El segundo y último viaje del año fue navidad en Santiago de Chile, donde voy todos los años. La novedad fue que LLOVIÓ (en 40 veces que fui a Santiago en verano nunca vi llover) y que NEVÓ (no en la ciudad, sino en la precordillera, nunca vi nieve en las montañas que están pegadas a Santiago).

Ese fue mi #BalanceViajero16.

Ahora quiero saber cómo fue el de ustedes…